“Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” – Lucas 11:10

La falta de cultura de oración en los creyentes y la Iglesia es grande. Un autor de varios libros sobre la oración,  llamado E.M. Bounds dijo: “Lo que la Iglesia necesita hoy no es más o mejores maquinarias, ni nuevas organizaciones ni más métodos novedosos, sino hombres a quienes el Espíritu Santo pueda usar: hombres de oración, hombres

poderosos en la oración.” Esta frase me da mucha certeza de que no soy la persona de oración que debo ser, pero hay lugar para mejorar. Es necesario en este tiempo ser consciente de que día a día la presencia de Dios está en mi vida y en la vida de la Iglesia.

Me preocupa que estamos alejándonos de orar todos los días y esto nos convierte en “ateos cristianos”, ya que nos hace creer que la oración no sirve.

El texto Lucas 11:9-10 dice “Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10  Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.”

Vamos a explorar algunos aspectos acerca de la oración:

1. Acceso ilimitado

La primera parte del verso 10 nos dice: “todo aquel”. Esto nos invita a que la oración es ilimitada. Cada persona puede acceder a ella, sin importar el lugar, el momento, la ocasión, la situación. Dios la dispone y nos invita a acceder de manera ilimitada.

2. Aquellos que piden, reciben (Fe)

La importancia de pedir a Dios en fe es fundamental. Sin fe es imposible agradar a Dios. La base de la oración es la fe.

En Marcos 11:24 dice: “Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.” Necesitamos creerle a Dios y lo que dice en Su palabra para poder obtener sus promesas. Pedimos y recibimos de acuerdo a la fe que tenemos. Si no tenemos fe, pidamos a Dios fe para poder creer. El Dr. Curtis Hutson dijo “Hay más que puedes hacer después de orar, pero no hay nada que puedas hacer hasta que ores.” Nuestra respuesta tiene que ser orar en fe.

3. Si buscamos, lo encontraremos (Voluntad de Dios)

Generar la cultura de oración es buscar a Dios y su voluntad. Alguien dijo “Nada está fuera del alcance de la oración, excepto lo que está fuera de la voluntad de Dios.” Debemos pedir dentro de la voluntad de Dios. Muchas veces no oramos porque no

recibimos lo que queremos nosotros. En 1 Juan 5:14 dice:  “Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye.”

Somos desafiados a entender que la oración no es cambiar a Dios, si no cambiarme a mí conforme a su

voluntad. Él sabe qué es lo mejor para nosotros. Mi pregunta es ¿por qué no creemos con fe en su voluntad?

4. Llamamos y se nos abre (Agradecimiento)

Qué vital es llamar a Dios con un corazón de gratitud a Dios. ¿Estamos agradecidos por lo que Dios hace en la oración? ¿O siempre tengo reclamos para Él?.

Me encanta lo que dice 1 Tesalonicenses 5:16-18 “Estén siempre alegres, 17  oren sin cesar, 18  den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.”  Demos gracias a Dios en todo momento, aún cuando no hace lo que pidamos. Mi vida está en Él, porque sabe lo que es mejor para mi vida.

Alguien dijo “Me desperté temprano esta mañana y me detuve antes de comenzar el día. Tenía tanto que lograr, que tuve que tomarme un tiempo para orar.”

Te pregunto: ¿No tienes tiempo para estar con el Señor? 

Este es un tiempo para preparar nuestros corazones con Fe, Voluntad y Agradecimiento a Dios y generar una cultura de oración en nuestras vidas y en el cuerpo de Cristo.

Un abrazo,
Pastor Rocco