“Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra” – Colosenses 3:2

El enfoque de Juan 17 son oraciones direccionadas a la glorificación de Jesús, hacia los discípulos y también hacia todos los creyentes.  ¡Qué tremendo es saber que Jesús está orando por nosotros y saber que Jesús está a la diestra del Padre intercediendo por nosotros!.

Veamos el enfoque de la oración de los creyentes.

1. Oración para que podamos Creer

20 »No ruego sólo por estos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos, 21 para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.

Jesús está orando por los que creen en él.  Lo importante de la oración es creer.  Somos desafiados a creer en Jesús y estar seguros de que él puede cumplir todo lo que deseamos en Su nombre. No solo por nosotros es necesario creer, sino por el mundo para que crean que él fue enviado del Padre. Todo es posible en la oración de los que creen en él. Jesús anhela que creamos mucho más en él.

2. Oración para que seamos Uno

22 Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno: 23 yo en ellos y tú en mí. Permite que alcancen la perfección en la unidad, y así el mundo reconozca que tú me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mí.

La oración que Jesús hace referencia a que “seamos uno” nos lleva a alcanzar la interesante afirmación de vivir en “la perfección de la unidad.” La unidad no viene fácil y necesita trabajo.  Hay que comprometerse para lograr la perfección de la unidad.  Es una cuestión de entender que Dios quiere la unidad como se muestra en la Trinidad.  Esa relación perfecta que tienen el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Tenemos ese gran desafío en poder trabajarlo en todas las áreas de la vida.

¡Hay una buena noticia: Jesús está orando para que seamos uno!.

3. Oración para que estemos con Él

24 »Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo.

Para que estemos con él y que su gloria sea una manifestación evidente en nosotros, es algo clave.  Tiene que ser parte de nuestra conexión con el Espíritu Santo y de la obra de Dios en nuestra vida.  Su gloria tiene que ser revelada en nosotros. Tenemos que vivir para demostrar que Cristo está obrando en nosotros. Jesús está orando para que estemos con él en su gloria.

4. Oración para conocer y amar a Dios

25 »Padre justo, aunque el mundo no te conoce, yo sí te conozco, y estos reconocen que tú me enviaste. 26 Yo les he dado a conocer quién eres, y seguiré haciéndolo, para que el amor con que me has amado esté en ellos, y yo mismo esté en ellos».

Jesús quiere conocernos y quiere que lo conozcamos más a él.  Ahora bien, si vamos a conocerlo, tenemos que conocer su amor. Dios es amor. Y si nos animamos a conocerlo más, vamos a tener que amarlo más y más.

La oración de Jesús es que podamos conocerlo y amarlo más todos los día de nuestras vidas. Él anhela manifestar su amor en nosotros para que podamos conocer quién es él y cuál es la obra que quiere realizar en nosotros.

La invitación es que volvamos a enfocarnos en la maravillosa oración de Jesús.

Un abrazo, Pastor Rocco