¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas nuevas!» -Romanos 10:15

Los Enviados de Dios son los que declaran el mensaje de Jesús, la salvación a todos, el llamado de Dios y la fe en Dios. Pablo escribió:

Romanos 10 1Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por los israelitas, es que lleguen a ser salvos. Puedo declarar en favor de ellos que muestran celo por Dios, pero su celo no se basa en el conocimiento. No conociendo la justicia que proviene de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios. De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia.”

I. ¡Declaren el mensaje!

Así describe Moisés la justicia que se basa en la ley: «Quien practique estas cosas vivirá por ellas». Pero la justicia que se basa en la fe afirma: «No digas en tu corazón: “¿Quién subirá al cielo?” (es decir, para hacer bajar a Cristo), o “¿Quién bajará al abismo?”» (es decir, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). ¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón». Esta es la palabra de fe que predicamos: que, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.

¿Cuál es nuestro Mensaje? El mensaje de Dios es que todos sean salvos. La palabra de Dios, que es Jesús, está cerca de ti, en la boca y en el corazón. La palabra que predicamos es de fe. ¿Cuál es nuestra respuesta a esta palabra? Es confesar con la boca que Jesús es el único Señor y salvador. Creer con tu corazón que Dios lo levanto de la muerte y de esa forma serás salvo. ¿No puede ser tan simple no? Si, es tan simple y tan profundo el amor de Dios para vos y para mi. Con el corazón creemos, pero con la boca se confiesa para ser salvos. ¡Somos enviados con el mensaje de Cristo!

II. ¡Declaren a todos sobre Jesús!

11 Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado»] 12 No hay diferencia entre judíos y gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan, 13 porque «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo».

¿Quién puede ser salvo? La salvación de Dios es para todos. Hay corrientes que creen que la salvación es universal, que todos los caminos llegan a Dios. Pero no todos los caminos dirigen a Dios. Es necesario que cada persona experimente el nuevo nacimiento que habló Jesús a Nicodemo. En Juan 3:6 Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu. No te sorprendas de que te haya dicho: “Tienen que nacer de nuevo”. Lo bueno que esta salvación está a la disposición de todas las personas. Como dice el pasaje vs. 13- “porque «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo». Hoy es el día de la salvación de Dios. ¡Somos enviados a declarar la salvación!

III. ¡Declaren el llamado de Jesús!

14 Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? 15 ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas nuevas!»  

¿Cómo van a llamar al Señor? Los que llaman a Jesús necesitan un mensajero. Pablo nos presenta la progresión en la manera de llamar a Dios. Primero Invocar a Dios, luego Creer, después Oír, y finalmente Predicar. La manera que el hombre puede llegar a Cristo, es a través de la predicación de la palabra de Dios. La maravilla es que Dios nos hace participes de la redención de la humanidad en rescatarnos y también ser un mensajero para otros. ¡Somos los mensajeros enviados por Dios!

IV ¡Declaren la Fe en Jesús!    

16 Sin embargo, no todos los israelitas aceptaron las buenas nuevas. Isaías dice: «Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje?» 17 Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo. 18 Pero pregunto: ¿Acaso no oyeron? ¡Claro que sí !«Por toda la tierra se difundió su voz, ¡sus palabras llegan hasta los confines del mundo!»

¿Qué es la fe? La fe es garantía y certeza. Mira que dice Hebreos 11:1 “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.” La fe es el fundamento y la base para todos. La fe viene cuando es predicado el mensaje de Cristo. La base de todo es la fe. Dios no está buscando necesidades, lo que él está buscando son personas de la fe. Fíjate que dice Hebreos 11:6- En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.” Cuando llega la fe las dudas se van. ¡Somos los enviados para declarar la fe en Jesús!

Adelante Enviados,
Pastor Rocco