Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. – Romanos 12:1

Pablo escribió en Romanos 12 sobre un tema muy importante que es nuestro servicio a Dios. Este es un nuevo año para enfocarnos en, ¿Quiénes somos? ¿Qué tenemos que hacer? ¿Cómo vamos a usar nuestros dones para Dios? ¿Juntos cómo podemos cumplir el propósito de Dios? ¡Rindamos este año a nuestro servicio a Dios! Veamos varias motivaciones en este pasaje.

I. Ofrenda a Dios

“Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.”

Tu vida es una ofrenda para Dios. ¡Lo que haces con tu vida es una ofrenda a Dios!

La base de la motivación de ofrendar es: agradecimiento por lo que Dios ha hecho en mi. Fíjate que dice “tomando en cuenta la misericordia de Dios.” Su misericordia es nuestra motivación de ofrecer una adoración espiritual a Dios. Te animo a que puedas ofrecer tu vida de una manera santa y agradable.

II. Servicio decisivo para Dios.

“2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado.”

Estamos en el mundo, pero no somos del mundo. Somos transformados por la renovación de nuestra mente. La renovación de Dios nos lleva a ofrecer nuestra voluntad a Dios que es buena, agradable, y perfecta. La base aquí es la humildad y gracia de Dios. Nuestro servicio tiene que ser con humildad. Fíjate que dice “Nadie tenga un concepto de sí mas alto.” Tu propósito esta conectado con la transformación de tu mente, voluntad y autoestima. No eres más importante para jactarte, ni tampoco menos importante para Dios. Dios desea un balance de nuestro servicio, movilizado por la humildad y por la voluntad de Dios

III. Un Solo Cuerpo para Dios

“4 Pues, así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función, también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás.”

Descubrir tu propósito nos ayuda a funcionar como un solo cuerpo. Somos varios miembros, pero somos uno a la misma vez. La motivación aquí seria la unidad. Cada uno es diferente. Gracias a Dios. Si fuéramos todos igual seria muy aburrido. Dios es creativo y anhela que seamos distintos en todo. Tu labor en el cuerpo es muy importante.

IV. Dones para Dios

“6 Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado. Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción con su fe; si es el de prestar un servicio, que lo preste; si es el de enseñar, que enseñe; si es el de animar a otros, que los anime; si es el de socorrer a los necesitados, que dé con generosidad; si es el de dirigir, que dirija con esmero; si es el de mostrar compasión, que lo haga con alegría.”

Todos tenemos dones diferentes. Fíjate que dice “según la gracia.” Que cada uno tiene que usar sus dones en el servicio a Dios. Tu propósito esta conectado con tus dones. ¿Porque no estamos dispuestos al servicio a Dios, a su cuerpo y con el mundo? ¡Hay tantas posibilidades de ser usados por Dios!. Descubrir tu propósito tiene que ser una ofrenda, con humildad, con una perspectiva de un solo cuerpo y usando los dones para Dios. ¿Están listos para este 2020? ¡Tenemos que activarnos en este año para darle servicio a Dios!

Descube tu propósito, Pastor Rocco