“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” —le respondió Jesús—.  Este es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a este: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.  – Mateo 22:37-39

¿Cómo podemos amar como Jesús?

I. Confía en Dios – Lucas 23:32-43

La cruz fue un lugar de mucha dificultad. Jesús en el vs. 34- “—Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Mientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús.” Qué difícil es confiar en Dios y amar cuando todo es contrario al amor que podemos dar. Jesús perdonó a los que lo maltrataron. Colgado entre dos ladrones dice el texto vs. 33- “Cuando llegaron al lugar llamado la Calavera, lo crucificaron allí, junto con los criminales, uno a su derecha y otro a su izquierda.” Hay varias cosas aquí. En primer lugar, el perdonar, y en segundo lugar es confiar en Dios en medio de las difíciles situaciones de la vida. Uno de los ladrones respondió: vs. 39 b”—¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!Qué impactante es pensar que Jesús no reaccionó a los insultos y que murió salvando la humanidad. El segundo respondió vs. 42- “—Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” Tomó la decisión de confiar en Jesús. La respuesta de Jesús está en el vs. 42- “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.” ¿Vamos a confiar en Dios y tomar la decisión de perdonar? Esta es una gran pregunta para nosotros.

II. Buscando la aprobación de Dios- Mateo 9:9-13, Colosenses 1:21-22

Jesús estaba más interesado en hacer la voluntad de su Padre que complacer a los demás. Él volvió loco a los fariseos, porque su deseo era buscar las personas que tenían necesidad. Mira el pasaje que dice vs. 11- “ —¿Por qué come su maestro con recaudadores de impuestos y con pecadores?” Su enfoque fue ir a las personas que necesitaban tener un encuentro con Él. En el vs. 12b- No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos”. Su venida no fue para los que dice el vs. 13- “justos, sino a pecadores” La pregunta es: ¿A quién deseas complacer? ¿A Dios o al hombre? Mira qué dice Pablo en Colosenses 1:22- “Pero ahora Dios, a fin de presentarlos santos, intachables e irreprochables delante de él, los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante su muerte,”. ¡Dios está en la búsqueda de personas que anhelan escuchar Su aprobación!

III. Disfruta ser aceptado por Dios – Lucas 7:36-50

Jesús ungido por una mujer pecadora es un cuadro de hermosa aceptación de Dios. Mira el pasaje de Lucas 7:37 b- “…Cuando ella se enteró de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de alabastro lleno de perfume. 38 Llorando, se arrojó a los pies de Jesús, de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume.” Los fariseos criticaron a Jesús por el tipo de mujer que empezó a hacer esta acción de amor. Jesús empezó a contar una historia de dos hombres que tenían una deuda. Luego que Jesús contó esa historia, miremos qué dice: 44 Luego se volvió hacia la mujer y le dijo a Simón: —¿Ves a esta mujer? Cuando entré en tu casa, no me diste agua para los pies, pero ella me ha bañado los pies en lágrimas y me los ha secado con sus cabellos. 45 Tú no me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. 46 Tú no me ungiste la cabeza con aceite, pero ella me ungió los pies con perfume. Después Jesús explicó: 47 Por esto te digo: si ella ha amado mucho, es que sus muchos pecados le han sido perdonados. Pero a quien poco se le perdona, poco ama. El enfoque central de este relato es la posibilidad que tenemos de ser perdonados por Jesús y aceptados por su gran amor.

 

IV. Colabora con Dios para tu cambio- Juan 7:53-8:11, Tito 3:3-7

 Dios está interesado en el cambio de cada persona. Vemos en este pasaje en Juan 7 la mujer sorprendida en adulterio. Los religiosos preguntaron vs. 4 —Maestro, a esta mujer se le ha sorprendido en el acto mismo de adulterio. En la ley Moisés nos ordenó apedrear a tales mujeres. ¿Tú qué dices?” Trataron de atrapar a Jesús en una situación tan difícil, sin embargo Jesús no cayó en la trampa. El vs. 6b dice:

“Pero Jesús se inclinó y con el dedo comenzó a escribir en el suelo.” Cuando Jesús terminó de escribir dice 10 Entonces él se incorporó y le preguntó:—Mujer, ¿dónde están?¿Ya nadie te condena? 11 —Nadie, Señor.—Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar.” ¡Qué maravilloso es lo que Jesús hace en nuestras vidas de mostrar cada cambio en nosotros!. En Tito 3:5 dice: “él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia, sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo, el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador. Así lo hizo para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna.”

V. Disfruta de la paz de Dios- Filipenses 4:4-7

Pablo escribió la forma en la que podemos experimentar la paz de Dios. Nos dio las pautas para tener esa paz. Primero, “Alégrense siempre en el Señor.” Segundo, “Que su amabilidad sea evidente a todos.” Tercero,  No se inquieten por nada;” Cuarto, “con oración…presenten sus peticiones a Dios,” Quinto, “denle gracias” el resultado es: 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Dios está deseando que sus hijos gocen de Su paz en sus vidas.

Aprendamos a amar,
Pastor Rocco