»Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. 29 Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. 30 Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana». -Mateo 11:28-30

I. Aprender a permanecer con Él – Juan 15:1-6

»1Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman.

Hay que aprender a permanecer con Jesús.  La clave de la vida cristiana es perseverar en Él. ¿Cómo se puede permanecer en Él en un mundo desconectado de Él? Todo parte de tomar una decisión de que no voy a dejar que nada me separe de Jesús.  Si estamos desconectados de Jesús podemos llegar a morir espiritualmente.  Aprender día a día a tenerlo siempre presente en tus pensamientos y deseos.  Permanecemos en Él cuando leemos su palabra, la oración, y de esa manera podemos afectar a otros.

II. Permanece con Jesús al leer su Palabra – Juan 15:7a

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.

Permanecemos en Jesús cuando estamos conectados a su palabra.  Su palabra es parte de nuestro día a día. No solo vivir en las Escrituras sino también dejar que las Escrituras vivan en nosotros.  Cada decisión que tomemos debemos considerarlo a Él.  Estoy conectado a Él en mis decisiones y consulto a su palabra para tener dirección en la vida.

III. Aprender a orar- Juan 15:7b

 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.

Permanecemos en Jesús cuando pasamos tiempo con Él en la oración.  Nuestra comunicación con el Señor es fundamental para tener un diálogo fluido.  La oración es el respiro del alma.  Tenemos que estar conectados a Jesús en la oración.  Momento a momento.  ¡Orar sin cesar!

IV. Permanecer en Cristo afecta a los demás- Juan 15:9-12

Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.

»Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. 10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. 12 Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.

Los que permanecen en Cristo van a tener fruto en su vida. Tenemos que producir frutos que pueda afectar a otros.  La importancia de aprender a estar con Jesús significa que vamos a permanecer en Él, en su palabra, en la oración y afectar a los demás.  ¡¡Tenemos una gran tarea de ver un cambio en nuestro mundo y lo vamos a ver a través de estar con Jesús!!

Un abrazo,
Pastor Rocco