“Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.” -Hechos 4:31

¡La oración tiene poder!  Muchas cosas suceden en el ámbito espiritual cuando oramos.  Lo sobrenatural se manifiesta cuando hay personas que ora y busca a Dios.  Vamos observar algunos aspectos que sucede en la oración de acuerdo a lo que vemos en Hechos 4:

I. Oración que anhela lo sobrenatural- Vs. 29-30

“ Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno. 30 Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús».”

Siempre hay amenazas alrededor nuestro.  La oración nos ayuda a abrir los ojos a las cosas que están en contra de nosotros.  Tenemos que estar atentos a las cosas que pueden ocurrir en el terreno espiritual.  No podemos poner la cabeza en la arena y decir que no hay nada.  Hay que tener  “en cuenta” las cosas que nos amenazan, pero no tienen que detenernos para proclamar la Palabra de Dios. La obra de Dios se muestra a través de lo sobrenatural cuando hay una persona que ora. Podemos pedirle que extienda su mano de poder para sanar a los enfermos y “hacer señales y prodigios.”  El Señor actúa sobre la fe de aquellos que anhelan ver lo sobrenatural mediante el nombre de su hijo Jesús.

II. Oración de Poder – Vs. 31a

Después de haber orado,…”

Dios es poderoso para hacer lo imposible.  Él responde al clamor.   Jesús dio a su Iglesia las llaves de la oración en Mateo 16:19 – Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.” La iglesia primitiva experimentó esta autoridad en la oración.  El libro de los Hechos está lleno de las respuestas de Dios al clamor de la iglesia.  Dice “Después de haber orado”,  la oración va primero después viene la respuesta.  ¡El poder de Dios se manifiesta cuando hay oración!

 III. Oración que estremece -Vs. 31b

 “tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo,…”

La oración causó un temblor sobre la tierra.  Me acuerdo hace algunos años, las Iglesias se reunieron para orar por Argentina.  Uno de los diarios más representativos declararon que hubo un temblor en la capital pero después se enteraron que fueron los creyentes que estaban orando.  Como podemos ver que los que van a hacer un cambio y mover las situaciones son los hombres y mujeres que oran. Dios quiere romper las cadenas y hacernos libres.  Pablo y Silas en la cárcel experimentaron este temblor cuando alabaron al Señor. Las puertas de la cárcel se abrieron y salieron libres. Hechos 16:25-26– “ A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. 26 De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas.” La oración tiene que producir un temblor en el ámbito físico y espiritual.

IV. Oración que Proclama -Vs. 31c

“y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.”

El acompañamiento perfecto de la oración es la proclamación de la palabra de Dios.  Cuando nuestras vidas están llenas de Dios a través de la oración, vamos a salir a testificar de Jesucristo.  ¡Qué importante es la declaración de Cristo!  Dice el texto “sin temor alguno.” La llenura del Espíritu Santo nos da poder para declarar a Cristo a todos. Hechos 1:8- “Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.”

Dios quiere levantar a su Iglesia sin temor alguno en la proclamación de la palabra. ¡Vamos a ver la transformación de vidas por medio del poder de Dios!

Pastor Rocco