Pero Daniel se propuso no contaminarse con la comida y el vino del rey, así que le pidió al jefe de oficiales que no lo obligara a contaminarse. – Daniel 1:8

Daniel marcó su generación por sus convicciones.  Vamos a tomar un “desafío de 21 días donde no tenemos que quejarnos”. En el mes de Julio queremos formar nuevo hábitos.  Sé que no va a ser fácil pero con Dios y teniendo una fuerte convicción, podemos hacerlo.  ¿Estás listo para tomar el desafío?  Vamos a explorar la vida de Daniel.

I. Se Propuso

Todo comienza con una decisión.  Daniel era un hombre de determinación.  Si no hay una decisión y una determinación no podemos avanzar.  Dios no está buscando grandes talentos, sino grandes personas que tomen el desafío de hacer su voluntad.  Dice el texto que “Daniel se propuso cuando nosotros nos proponemos hacer la voluntad de Dios tenemos la seguridad de que Él va estar con nosotros.  Nuestra sociedad necesita personas que tomen una decisión de seguir a Dios con convicciones. ¿Vas a tomar el desafío?

II. No Contaminarse

La determinación de Daniel era de no corromper sus convicciones porque todos lo estaban haciendo.  Él quedó arriba de todos los demás.  Dice los halló diez veces más.No siguió la corriente.  Se mantuvo puro en medio de todas las impurezas.  La cuestión es ¿qué vamos a hacer cuando tenemos la oportunidad de hacer cosas que sabemos que nos van a contaminar? Mantengamos nuestras  convicciones de quedar puro delante de Dios y la sociedad.  No es fácil, pero seguro Dios nos va a dar la fuerza de seguir sus planes. No dejemos que los demás determinen nuestras convicciones.

III. No lo obligaron a contaminarse

Daniel no se dejó influenciar por el mal.  Cuando todos estaban comiendo la comida Daniel decidió que no. No podemos dejar que la sociedad nos marque lo que tenemos que hacer.  Estamos en el mundo pero no somos del mundo.  Mira que dice Santiago 4:4- ¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios.”  El desafío esta claro, que Daniel era un amigo de Dios y la gente alrededor  vio la diferencia en él.  Las quejas contaminan tus propios valores.  Cuidémonos con quién nos involucramos.  Elijamos bien a nuestros amigos.

IV. Se ganó el afecto

Dios tiene preparado el favor para los que marcan a su generación.  Si los líderes tienen el favor de Dios van a transformar su entorno.  Pablo escribió en Romanos 12:2- No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.”  Ganamos respeto cuando nos paramos delante del mundo y hacemos la voluntad de Dios.  A pesar de toda la presión que tenemos debemos sentir que Dios está a nuestro lado.

V. Se ganó la simpatía del jefe

Daniel no solamente ganó el favor de Dios, sino también de los líderes de la época.  Las personas que marcan la sociedad, son personas que confían en Dios.  Fíjate lo que dice  Daniel 6:23- ”Sin ocultar su alegría, el rey ordenó que sacaran del foso a Daniel. Cuando lo sacaron, no se le halló un solo rasguño, pues Daniel confiaba en su Dios.” Daniel era un hombre firme, que estaba aferrado completamente a Dios. Se paró delante de su generación con una decisión de no contaminarse, no se dejó dominar, pero ganó el favor de Dios.
¡Desafiados en este mes a no quejarnos!
Pastor Rocco