“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados” 1 Juan 4:10

Amor es la esencia de Dios. Todos los seres humanos desean conocer el verdadero amor. Día a día están en busca de encontrar este amor. La única forma de descubrirlo esta en Jesús. Muchas se rebuscan en una relación humana, en una cosa material o algo tangible pero el verdadero amor está en Él. ¿Cómo seria?

I. El nos amó– 1 Juan 3:1-10

3 ¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él. Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. Todo el que tiene esta esperanza en Cristo se purifica a sí mismo, así como él es puro.

El verdadero amor se encuentra en un conocimiento de Jesús. El mundo no nos conoce porque no lo conoce a Él. Como hijos de Dios nos da identidad y pertenencia. Todos tenemos que tener esta dos cosas en la vida. Todo esto produce esperanza. Es lo que anhelamos tener en Él.

II. Envió a su Hijo– 1 Juan 3:11-24

16 En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. 17 Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? 18 Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.

El verdadero amor es el que Dios envió a su Hijo Jesucristo para dar su vida por nosotros. Es porque Él entregó su vida por nosotros y por esa razón tenemos que entregar nuestras vidas por nuestros prójimos. No solamente palabras de labios hacia afuera sino en hechos y en verdad. No es fácil, pero el secreto del gran amor, es amar a otros. Invierte tu vida para ayudar a otro.

III. Como Sacrificio– 1 Juan 4

Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados.

Este gran amor se ve en un gran sacrificio que dio Jesús al dar su vida por nuestros pecados. Dios es amor y este amor se manifiesta en un sacrificio por los demás. Permanezcamos en el amor porque Él nos amó, al enviar a su Hijo y esto nos permite tener completa libertad

IV. El Perdón de nuestros pecados- 1 Juan 5- Vivamos en la fe

 5 Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios, y todo el que ama al padre ama también a sus hijos. Así, cuando amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos, sabemos que amamos a los hijos de Dios. En esto consiste el amor a Dios: en que obedezcamos sus mandamientos. Y estos no son difíciles de cumplir, porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.

El tema clave es creer y obedecer. No es amor si no lo acepto o no lo tomo para mi vida. Creer que Jesús es el Cristo pero caminando en obediencia a él en su palabra.   Este gran perdón de pecados nos da un gran victoria en Cristo Jesús por nuestra fe en él. Vamos a vivir la vida de manera victoriosa en Cristo!

Jesús es el verdadero Amor!

Felices Pascuas,
Pastor Rocco