“Hermanos, escojan de entre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría, para encargarles esta responsabilidad.” – Hechos 6:3

Que fundamental es tener líderes centrados en Jesús pero hay muchos líderes que ministran y sirven desde una posición de la carne y no del Espíritu. En Hechos 6:1-15 se habla de la necesidad de líderes de buena reputación, llenos del Espíritu, llenos de sabiduría, para ejercer las responsabilidades q conllevan el servicio. ¿Cuál era la responsabilidad? Atender las mesas. ¿Servir en las mesas requiere de personas así? Si, en todo liderazgo se necesita y se buscan personas con estas características. Vamos a ver cuáles son:

I. Buena Reputación- Vs. 1-4

Los líderes centrados en Jesús tienen una buena reputación, ya que no se puede estar centrado en Jesús y no tener un testimonio intachable. El plan del enemigo es de distraernos de nuestro enfoque en Cristo y conseguir que perdamos lo esencial, que es nuestra integridad. Así como buscaron hombres con integridad para servir las mesas, hace falta buena reputación para servir en cualquier área.

En aquellos días, al aumentar el número de los discípulos, se quejaron los judíos de habla griega contra los de habla aramea de que sus viudas eran desatendidas en la distribución diaria de los alimentos. Así que los doce reunieron a toda la comunidad de discípulos y les dijeron: «No está bien que nosotros los apóstoles descuidemos el ministerio de la palabra de Dios para servir las mesas. Hermanos, escojan de entre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría, para encargarles esta responsabilidad. Así nosotros nos dedicaremos de lleno a la oración y al ministerio de la palabra.»

 II. Llenos del Espíritu- Vs. 5-7

No solo se buscaron hombres de buena reputación para atender las mesas, sino también personas llenas del Espíritu Santo. No se puede realizar el trabajo más simple sin la llenura del Espíritu Santo en tu vida. Esteban era un “hombre lleno de fe y del Espíritu Santo.” ¿Estamos llenos del Espíritu de Cristo o del espíritu de la carne?

Esta propuesta agradó a toda la asamblea. Escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, y a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas y a Nicolás, un prosélito de Antioquía. Los presentaron a los apóstoles, quienes oraron y les impusieron las manos.

Y la palabra de Dios se difundía: el número de los discípulos aumentaba considerablemente en Jerusalén, e incluso muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

III. Llenos de Sabiduría- Vs. 8-11

No solo llenos del Espíritu Santo, también llenos de sabiduría. El pasaje dice que “no podían hacer frente a la sabiduría ni al Espíritu con que hablaba Esteban” y Proverbios nos enseña que el temor de Dios es el principio de la sabiduría. Los líderes centrados en Jesús tienen mucha reverencia de Dios y están llenos de sabiduría, no usan la sabiduría humana.

Esteban, hombre lleno de la gracia y del poder de Dios, hacía grandes prodigios y señales milagrosas entre el pueblo. Con él se pusieron a discutir ciertos individuos de la sinagoga llamada de los Libertos, donde había judíos de Cirene y de Alejandría, de Cilicia y de la provincia de Asia. 10 Como no podían hacer frente a la sabiduría ni al Espíritu con que hablaba Esteban, 11 instigaron a unos hombres a decir: «Hemos oído a Esteban blasfemar contra Moisés y contra Dios.»

IV Encargarles esta responsabilidad- Vs. 12-15

Es necesario tener personas con estas características para las responsabilidades que conllevan servir a Dios, tanto para servir las mesas o en cualquier área de servicio en la vida. Si estamos dispuestos a ser líderes centrados en Jesús hace falta tener buena reputación, ser llenos del Espíritu Santo y de Sabiduría.

12 Agitaron al pueblo, a los ancianos y a los maestros de la ley. Se apoderaron de Esteban y lo llevaron ante el Consejo. 13 Presentaron testigos falsos, que declararon: «Este hombre no deja de hablar contra este lugar santo y contra la ley. 14 Le hemos oído decir que ese Jesús de Nazaret destruirá este lugar y cambiará las tradiciones que nos dejó Moisés.»

15 Todos los que estaban sentados en el Consejo fijaron la mirada en Esteban y vieron que su rostro se parecía al de un ángel.

Un abrazo,
Pastor Rocco