Ningún sirviente puede servir a dos patrones. Menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir a la vez a Dios y a las riquezas.” – Lucas 16:13

Tratar de servir a dos patrones no es fácil. Es más, Jesús en la parábola dice que no es posible hacerlo. Vamos a tener que servir a uno o al otro. La pregunta es, ¿a quién estamos sirviendo? Vamos a profundizar en algunas parábolas que pueden ayudarnos a ver hasta dónde estamos comprometidos con el Gobierno de Dios.

Vamos a estar enfocando este mes en estar “Comprometido a Dios con tus tesoros- Lucas 16”

El dinero es importante para la vida. Se calcula que una persona de 85 años de vida piensa en el dinero 50 años. ¡Es mucho! Por eso Jesús dio mucha importancia al dinero, ya que habló del dinero una de cada tres parábolas. Son casi 13 de las 40 parábolas. El dinero es un tema muy importante en el Reino de Dios. En Lucas 16, Jesús se enfocó en la parábola del administrador astuto diciendo: «Un hombre rico tenía un administrador a quien acusaron de derrochar sus bienes. 8 »Pues bien, el patrón elogió al administrador de riquezas mundanas por haber actuado con astucia. Es que los de este mundo, en su trato con los que son como ellos, son más astutos que los que han recibido la luz.

Si seguimos leyendo en la parábola podemos sacar que nuestra mirada debe estar enfocada en lo eterno.

10 »El que es honrado en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho. 11 Por eso, si ustedes no han sido honrados en el uso de las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas?

La mirada en lo eterno tiene que ver con dar honra, mostrar integridad, confiar y seguridad. Nuestra mirada tiene que ser de las cosas de arriba y no de abajo.   Viviendo con la eternidad en mente y no tan terrenal.

Dentro del compromiso que debo tener con el dinero, debo entender que no se puede Servir a dos señores. Los versos 13 y 15 nos dice: 13 »Ningún sirviente puede servir a dos patrones. Menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir a la vez a Dios y a las riquezas.»15 Él les dijo: «Ustedes se hacen los buenos ante la gente, pero Dios conoce sus corazones. Dense cuenta de que aquello que la gente tiene en gran estima es detestable delante de Dios.

Debo identificar a quién estoy brindando mi servicio con los bienes. Dios pueda examinar nuestros corazones si lo que hacemos es para la gente o para Él

También vamos a ver sobre estar Comprometido con mis talentos- Mateo 25

En Mateo 25, vemos de un hombre que repartió los talentos o las monedas y vemos que hizo cada persona con lo que aquel hombre les había dado. ¿ Qué estamos haciendo con lo que Dios nos dio?

Esto nos da a entender que Dios nos ha dado talentos. 14 »El reino de los cielos será también como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encargó sus bienes.

Si Dios nos ha dado talentos, debemos tener una buena actitud frente a ellos. 23 Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!”

Dios va a ver si damos un servicio útil o inútil con lo que Él nos da. 25 Así que tuve miedo, y fui y escondí su dinero en la tierra. Mire, aquí tiene lo que es suyo.” 26 Pero su señor le contestó: “¡Siervo malo y perezoso! ¿Así que sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido?

Si hacemos buen uso de lo que Dios nos da, veremos una recompensa. 29 Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene

El otro enfoque es: Comprometido con mi tiempo- Mateo 6

 En Mateo 6, nos muestra un panorama de cómo podemos invertir nuestro tiempo. Todos tenemos las mismas horas en el día y los mismos días de la semana. Como invertimos el tiempo es primordial.

A veces nos sentimos cargados, pero por sobre eso debemos, ocuparnos de nuestro tiempo y no malgastarlo. 25 »Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? 26 Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?

Jesús nos habla de que no debemos preocupar porque no ganamos nada con hacerlo.

27 ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? 28 »¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan;?

Y cuando descansamos, podemos recibir el gobierno de Dios en cada una de las áreas de nuestra vida. Esa debe ser nuestra búsqueda.

31 Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” 33 Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. 34 Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

El último tema es Comprometido con mis sueños- Lucas 6

 En Lucas 6, Jesus nos dio la historia del Prudente y el Insensato.

Cuando descansamos nuestros sueños en la voluntad del Señor, podemos hacer lo que Él nos dice.

46 »¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo que les digo? 47 Voy a decirles a quién se parece todo el que viene a mí, y oye mis palabras y las pone en práctica:

Nuestros sueños deben estar basados con buenos fundamentos. Deben tener buenos cimientos. 48 Se parece a un hombre que, al construir una casa, cavó bien hondo y puso el cimiento sobre la roca. De manera que cuando vino una inundación, el torrente azotó aquella casa, pero no pudo ni siquiera hacerla tambalear porque estaba bien construida.

Cuando no obedecemos la voluntad de Dios, nuestros sueños se derrumban, porque creemos poner nuestro propio fundamento. Debemos comprender que en Dios podemos construir nuestra vida. 49 Pero el que oye mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre que construyó una casa sobre tierra y sin cimientos. Tan pronto como la azotó el torrente, la casa se derrumbó, y el desastre fue terrible.»

Tu compromiso con tus tesoros, con el tiempo, talentos, y sueños tienen que girar alrededor del Gobierno de Dios, si no es así, vamos estar siempre tratando de servir a dos señores.   Jesús es nuestro Señor y está en control de todas las áreas de nuestras vidas.
Un abrazo,
Pastor Rocco