“Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” – Mateo 6:33

¿Qué tiene que ver con esto de ser un discípulo de Jesús? Es claro que Jesús nos enseñó a ser buenos administradores con nuestras vidas y con los recursos que nos ha dado. Sin dudas necesitamos la guía y dirección de Jesús para poner en práctica los temas que hemos estado hablando en los últimos seis meses de el libro SÍGUEME – La Invitación de Jesucristo. Aprender a estar con Jesús, Aprender a escuchar, Aprender sobre sanidad, Aprender a influir en los demás, Aprender a amar y Aprender a orar. El último tema es “Aprender a administrar” porque si no hay cambios en esta área no podremos generar cambios en los demás. Aprenderemos sobre cómo administrar en las siguientes áreas:

IV. ADMINISTRA TUS PALABRAS
Las palabras tienen poder tanto para edificar como para destruir. Aprender a controlar nuestras palabras y aprender a administrarlas bien es un proceso en el cual Dios tiene que trabajar en cada uno de nosotros. Como seguidor de Jesús, tus palabras deben convertirse en aquellas que atraigan a otros hacia el Señor. Verdaderamente se trata del corazón. Todo lo que sale de nuestra boca, es lo que en realidad hay dentro de nosotros. Hay varios versículos en Santiago 3:3-12/ Mateo 12:33-37/ Efesios 4:29-32. En Santiago 3:5 dice “Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas. ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa!” Tenemos que aprender a controlar nuestra lengua.

V. ADMINISTRA TU TIEMPO
Nuestro deseo por obtener más, nos está llevando a vivir fuera de nuestros propios límites, y el resultado es agotamiento y desgaste físico. Dios no nos diseñó para que trabajemos o juguemos todo el tiempo. Dios creó un día en la semana para descanso y renovación. Aprender a ser un buen administrador de tu tiempo requiere de balance; asegurándote que le estás dando prioridad a lo más importante. Aquí hay algunos versículos para ayudarnos. Génesis 2:2-3/Éxodo 20:8-11/ Génesis 2:15. Fíjate lo que dice el Salmo 90:12- “Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría.” Hay que administrar bien los tiempos que Dios nos ha dado.

VI. ADMINISTRA TUS DONES
Dios nos da el privilegio de unirnos a Él para cambiar el mundo. Él podría hacer todo por sí mismo, pero nos escogió para hacernos partícipes de su trabajo. Él te diseñó con dones espirituales específicos, pasiones, habilidades y un cierto tipo de personalidad, para que pudieras crear un impacto único en este mundo, todo para la gloria de Él. Es muy importante entender que los dones que Dios te ha dado no son para ti, sino para otros. Cuando tú haces tú parte y yo la mía, podemos hacer un gran impacto para Dios.
Algunas pasajes que habla de esta importancia son 1 Corintios 12: 7-11/1 Pedro 4: 10/ Mateo 25: 14-30. Mira que dice Efesios 2: 10 “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.”Somos creado por todo buena obra para hacerlo que Dios desea de nosotros y usar los dones que el nos ha dado.
Tenemos muchas cosas para administrar y no podemos hacerlo solos. ¡Necesitamos que Dios nos ayude a poder cumplir con todo lo que nos dio para hacer!

Un abrazo,
Pastor Rocco