Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.  – Isaías 9:6

Ya estamos terminando el 2014 y preparándonos para el Nuevo año. Lo mejor está por venir. Vamos a terminarlo con toda las fuerzas, enfocados en los nombres de Jesús que el profeta Isaías declaró, son fuertes y nos desafían. Admirable Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Cada nombre nos ayuda a ver su gloria. ¿Qué implica su nombre?

Primero es Admirable, Consejero, nos hace ver que es un nombre muy valorado, brillante. El nacimiento y la vida de Jesús fue admirable en todo. Sus enseñanzas, milagros, transfiguración, muerte, resurrección, ascensión todo, admirable. Es un Consejero que está siempre dispuesto, nos da atención, consuelo, guía, fuerza y capacidad. Podemos depender de El.

Segundo es Dios Fuerte, hay fuerza en su nombre. El es todo poderoso en el cielo y la tierra. Mateo 28:18 “Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: —Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra”. El creó todo y tiene todo bajo su domino. El niño y su Hijo es Dios Fuerte. El está con nosotros como dice Apocalipsis 1:8 “Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” No hay nada imposible para El.

Tercero es Padre Eterno– por esto le adoramos. El es nuestro Padre y nos inclinamos para exaltar su nombre. Si tenemos conocimiento de Jesús conocemos al Padre. Como Padre que es, El nos da vida y su naturaleza. Si Jesús no fuera Dios, sería blasfemia e idolatraría pero El lo es, por eso le adorarmos.

Por último es Príncipe Paz, que implica que hay una bienvenida en su nombre. Jesús nos brinda toda la paz del cielo. Vino para darnos descanso. Mateo 11:28 “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”

Cuando conocemos a Jesús conocemos la Paz. Esta paz viene en tres áreas, Paz CON Dios, Paz DE Dios, y Paz DESDE Dios. Esa paz viene de El.
Hay una historia de una viuda que puso “Descansa en Paz” en la lápida de su esposo. Cuando encontró que no estaba en su último testamento agregó “hasta que yo venga.” Jesús trae Paz a nuestras vidas. Descansamos en EL.

Sepamos que el nombre de Jesús significa que “Jehová Salva”. El vino para salvar y a rescatarnos. Hechos 4:12 “De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.”
Filipenses 2:10 “para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra,”

No hay otro que puede salvarnos por esto doblamos nuestras rodillas delante de El para decir que El es nuestro Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, y Príncipe de paz.

Lo mejor está por venir en lo que queda del este resto de 2014 y entrando en 2015.

Un abrazo,
Pr Rocco