»Por tanto, sépalo bien todo Israel que a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Mesías.» – Hechos 2:36

El foco del mensaje de Pedro después del día de pentecostés fue Jesús. Nuestra declaración tiene que ser Jesús en todo tiempo. El mesías que fue hijo de Dios, crucificado, muerto y resucitado de la muerte para nuestra salvación. Este Jesús es Señor y Mesías. Vamos a ver el mensaje:

Comienza diciendo “sépalo bien” es que lo tiene que entender “todo Israel.” Todo el mundo los que acepten y los que no acepten que “a quien ustedes crucificaron”. Dios lo ha hecho “Señor y Mesías”. Es tu Señor? Es tu Mesías? Cada uno de nosotros debemos afirmar lo que hacemos con el. Lo declaro como mi salvador Mesías el Hijo de Dios. Me arrodillo delante de el y lo confieso como mi salvador. También vivo bajo su Señorío en mi vida. ¿El es el Señor de tu vida? Todo lo que hacemos ¿está bajo su Señorío? La forma de manifestarnos esta bajo el.

Vs. 14-21 Introducción a Mensaje de Pedro a la multitud y termina este con un foco de la salvación es Jesús –“21 Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.” Pablo escribió en 1 Cor. 1:23- “mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado. Este mensaje es motivo de tropiezo para los judíos, y es locura para los gentiles,”

I. Vs. 22- Jesús de Nazaret es el Mesáis el Ungido del Rey.

22 »Pueblo de Israel, escuchen esto: Jesús de Nazaret fue un hombre acreditado por Dios ante ustedes con milagros, señales y prodigios, los cuales realizó Dios entre ustedes por medio de él, como bien lo saben.

Jesús es acreditado por Dios y ustedes lo vieron como aprobado del Padre. La evidencia que trae son los milagros, señales y prodigios. Los milagros son poderoso y grande obras de la mano de Dios que apruebe lo que hizo Dios. 1 Cor 4:19- “Lo cierto es que, si Dios quiere, iré a visitarlos muy pronto, y ya veremos no sólo cómo hablan sino cuánto poder tienen esos presumidos.” Jesús hizo tanto milagros y sigue haciendo milagros en nuestras vidas. Los señales son apariencia lo que es generado por el milagro o la maravilla. Los prodigios son las intenciones de Dios en nuestras vidas.

II. Vs. 23- La Muerte de Jesús

23 Éste fue entregado según el determinado propósito y el previo conocimiento de Dios; y por medio de gente malvada, ustedes lo mataron, clavándolo en la cruz.

Pedro enfoco el propósito de Dios, que fue entregado Jesús para la muerte. De acuerdo con el conocimiento de Dios y el plan del padre. El padre sabia, es como una persona que ve a otro manejando loco y dice: que van a chocar. No es que influencia pero vio la situación y como iba a llegar. El padre vio como iba a terminar y privilegio a su hijo Jesucristo para salvar al hombre. Pablo escribió en 2 Timoteo 1:9 -“Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo;”

III. Vs. 24- La Resurrección de Jesús

24 Sin embargo, Dios lo resucitó, librándolo de las angustias de la muerte, porque era imposible que la muerte lo mantuviera bajo su dominio.

“Dios lo resucito” es una fuerte declaración de que fue librado de la angustia de la muerte y el domino. Porque Cristo venció la muerte nosotros también vamos a vencer. 1Pedro 1:3 -“¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva”

Mira que dice 31 “Fue así como previó lo que iba a suceder. Refiriéndose a la resurrección del Mesías, afirmó que Dios no dejaría que su vida terminara en el sepulcro, ni que su fin fuera la corrupción.”

IV. vs. 25-30- Referencia de Salmo 16:8-11- Jesús nuestra esperanza

25 En efecto, David dijo de él: »”Veía yo al Señor siempre delante de mí,
porque él está a mi derecha
para que no caiga.
26 Por eso mi corazón se alegra, y canta con gozo mi lengua; mi cuerpo también vivirá en esperanza.
27 No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que tu santo sufra corrupción.
28 Me has dado a conocer los caminos de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia.”
29 »Hermanos, permítanme hablarles con franqueza acerca del patriarca David, que murió y fue sepultado, y cuyo sepulcro está entre nosotros hasta el día de hoy. 30 Era profeta y sabía que Dios le había prometido bajo juramento poner en el trono a uno de sus descendientes.

V. vs. 31-33- Énfasis devuelta de la Resurrección

31 Fue así como previó lo que iba a suceder. Refiriéndose a la resurrección del Mesías, afirmó que Dios no dejaría que su vida terminara en el sepulcro, ni que su fin fuera la corrupción. 32 A este Jesús, Dios lo resucitó, y de ello todos nosotros somos testigos. 33 Exaltado por el poder de Dios, y habiendo recibido del Padre el Espíritu Santo prometido, ha derramado esto que ustedes ahora ven y oyen.

VI. vs. 34- 36- Referencia de Salmo 110:1 Jesús subió al cielo.

34 David no subió al cielo, y sin embargo declaró:»”Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi derecha, Nuestra enemigos que el pecado y la muerte ha terminado en victoria en Cristo.

35 hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.”
Nuestra enemigo el pecado ha sido vencido y tenemos victoria en Cristo. Hoy tenemos acceso al cielo por lo que hizo Cristo por nosotros en la cruz. Tengo que mantener mi foco en el. Este mundo es preparación para la mas allá. Como podemos vivir en este mundo con el foco en Cristo.

36 »Por tanto, sépalo bien todo Israel que a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Mesías.»
Vs. 37-40- Conclusión- Respuestas
38 -Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo. 39 En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los extranjeros, es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.
40 Y con muchas otras razones les exhortaba insistentemente: -¡Sálvense de esta generación perversa!

La salvación es para todas las generaciones. Somos salvos y todas las generaciones. Jesús es el Rey y Mesías. Lo declaramos como lo hizo Pedro en el día de pentecostés. Se convirtieron 3000 personas y siguen llegando personas a los pies de Cristo. En este mes de semana santa recordamos y declaramos a Rey y Mesías — JESUS!

Un abrazo,
Rocco