“Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado.” Hebreos 4:15

La tentación de Jesús no fue de pecar sino de dudar el plan que el Padre tenía para él. Qué tentación para nosotros en dudar que lo que el Padre quiere ya lo hizo por nosotros al rescatarnos del pecado por su obra en la cruz. Con tanta rapidez perdemos el enfoque que Dios tiene para con nosotros y el propósito de la regeneración de la salvación. Tenemos que creer lo que Dios dice de nosotros y no caer en la tentación de creer las dudas y mentiras del enemigo. Tenemos que poner todo fuerza en creer la palabra de Dios y no la tentación de creer otras cosas. El texto dice que Jesús, nuestro sumo sacerdote entiende y comprende nuestras debilidades y que fue tentado en todo como nosotros pero con la diferencia que él no pecó.

Vamos a ser tentados a no creer, dudar, a cuestionarlo todo pero depende de nosotros de no caer en las tentaciones y creer lo que Dios dice acerca de nosotros.
Las tentaciones de Jesús en Mateo 4 son de la misma clase que hacen que no creamos lo que Dios dice. El enemigo va a llegar con toda su fuerza. Jesús usó la Palabra de Dios para combatir las tentaciones del enemigo. Escrito está: vs. 4-“No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” vs. 7 -También está escrito: “No pongas a prueba al Señor tu Dios” —le contestó Jesús. vs. 10-¡Vete, Satanás! —le dijo Jesús—. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.” Las tentaciones tienen que ser combatidas con lo que Dios dice y no con lo que nosotros u otros dicen. Creámosle a Dios.

No te creas que de ninguna manera vas a caer. Cuidado. 33% de los pastores confiesan haber participado en alguna conducta sexual inapropiada. El apóstol Pablo escribió en 1 Corintios 10:11 “Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos. 12 Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer. 13 Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.” Tenemos un sumo sacerdote Jesús que está orando por nosotros en nuestro tiempo de prueba.

Adelante.